Investigación: Diferencias y similitudes entre la crisis de 1929 y la actual (I).

Por María Díaz Valderrama

Diferencias y similitudes entre la crisis de 1929 y la actual

Existen numerosas teorías sobre los ciclos económicos, la más conocida, desarrollada por Karl Marx, señalaba que aproximadamente cada ocho años y medio el capitalismo registra una crisis. Estas oscilaciones cíclicas alternan prosperidad, crisis, recesión y reactivación y no ocurren simultáneamente en todos los países ni en todas las ramas de la economía.

La crisis del 29 supuso la más devastadora caída del mercado de valores en la historia de la Bolsa de Estados Unidos. Los intentos internacionales de arreglar la situación se alargaron hasta ocho años, afectaron a las principales potencias internacionales permitiendo a países, como España, menos industrializados, mantenerse ligeramente al margen. Pero con mayor o menor medida, esta crisis fue la continuación de un proceso cíclico, que es el capitalismo, y que ha visto depresiones económicas cada cierto tiempo.

Pero sin lugar a dudas, las mayores depresiones económicas las encontramos en el crack del 29 y en la crisis actual, una crisis internacional que envuelve de nuevo a las principales potencias y afecta a casi todos los países.

En mi opinión, ambas crisis guardan similitudes y diferencias, no podemos decir que sean iguales ni totalmente distintas.

Ambas crisis están causadas por especulación financiera. En 1929 la especulación era bursátil, el crack fue antecedido por un un boom especulativo que había surgido a principios de la década de 1920 y había llevado a cientos de miles de norteamericanos a invertir fuertemente en el mercado de valores, incluso se prestaba dinero para comprar más acciones. En 1929 los agentes de bolsa prestaban a pequeños inversores más de dos tercios del valor de las acciones que compraban. Se había prestado una cantidad mayor al dinero que circulaba en Estados Unidos en ese momento.

En la crisis actual, la especulación es sobre créditos hipotecarios. Toda la atención está centrada en la crisis financiera o hipotecaria, más conocida como crisis subprime.

El término subprime viene dado por un tipo de hipoteca que se presta en Estados Unidos para clientes de un elevado riesgo, es decir, clientes potencialmente insolventes a los que se aplica un tipo de interés mucho mayor que el del mercado. Este tipo de hipoteca, más conocida como hipoteca basura, supuso casi la mitad de las hipotecas contratadas en 2006. Los bancos, seguros de que en caso de que el cliente no pague recuperarán el dinero e incluso ganarán más por la subida de la vivienda, hacían préstamos hipotecarios con mucha flexibilidad. Sin embargo con la bajada de precios, al recuperar esos pisos perdían dinero, dinero que tenían que devolver a la Reserva Federal Americana o sus depositantes, con lo cual entra en quiebra.

Tanto en una como en otra, los bancos queriendo ganar mucho dinero de forma rápida no tomaron suficientes garantías para avalar los créditos que daban, en la primera incluso para comprar acciones que después se convirtieron en papel mojado.

Una de las similitudes más importante es que ambas han tenido repercusión mundial, han destruido empleo y han afectado a todo el sistema financiero.

En 1932 la cifra de parados ascendía a doce millones en EE.UU. Lo que suponía el 25% de la población activa. A este paro se sumó la ruina de millones de agricultores más la caída de los precios agrícolas. El aumento del desempleo provocaba la reducción de la demanda, lo que, a su vez, implicaba un descenso de la producción y un agravamiento de los problemas. En la actualidad, el paro es uno de los aspectos de la crisis que más preocupan y en el caso de Europa, España es uno de los líderes en el porcentaje de población desempleada con casi un 20% de parados.

Un aspecto que también podríamos comparar, aunque resulte algo tétrico, es el tema de los suicidios. Son conocidos los suicidios que se dieron en la Gran Depresión, como las personas que se arrojaron por las ventanas de los edificios de Wall Street. En la crisis actual, son especialmente conocidos dos suicidios relacionados con la desesperación económica, ambos en Estados Unidos, uno de ellos un californiano que acabó con su vida y con la del resto de su familia.

Además, a pesar de que han sido muchas las crisis durante el siglo XX, ya sea del tipo que sea, ambas son de ciclo largo, es decir, la recuperación no se realiza a corto plazo, e incluso puede que en esta también haya recaídas en poco tiempo (se espera una nueva caída, de menos dimensión, en 2012 aproximadamente).

La segunda parte del artículo se publicará próximamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s