SEMBLANZA: Visión de la 6a Sinfonía de Beethoven

Por Juan Carlos González Pérez

Ludwig compone y vibra con la naturaleza de la que es testigo en los pueblos que visita en la Austria profunda.  Altos, grandes, espectaculares los arboles que observa en los bosques. Es también increíble ver los bajos prados y los pájaros poco a poco avanzar con el viento a su favor. Un ruiseñor se despista del grupo y busca donde beber agua. Encuentra un pequeño riachuelo donde se detiene a descansar. Las sensaciones son de sentimientos de libertad, paz e increíble conformidad interior. El sol se esconde detrás de las IMPONENTES montañas. La nostalgia llega al pensamiento del compositor al imaginarse dichas montañas llenas de soledad. La necesidad de vida, de compañía natural es inherente al ser humano.  Nada de fantasía, nada de ilusiones nuestro sentimiento debe reflejar la realidad que vivimos.

¿Un baile? ¡Por qué no! Toca vibrar y saltar. No estás solo, te rodea un mundo natural infinito.

¡Vaya  minutos de reflexión!

                         Fuente: Youtube

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s