Crónica. La crisis en el barrio de Chamberí.

Por María Díaz Valderrama.

Salgo de casa, en pleno centro de Madrid, y como viene siendo de costumbro me encuentro con un señor, que ya pasa de los cincuenta, sentado en la puerta de al lado, con un cartel que dice “Madrileño sin techo y sin trabajo ¿me ayuda?”. Manuel Sastre, como bien decía su cartel, era una de esas personas que, afectadas por la crisis económica que acabó en la calle. Podríamos decir que fue de los primeros en probar el frío asfalto de la calle en lo que a trabajo se refiere.

 Andando por el madrileño barrio de Chamberí, ves como la pésima situación económica que vive España y el resto de países desarrollados, afecta principalmente a la población y aunque siga siendo esa población quien carga con el muerto muchos parecen no darse cuenta aún. Pequeños negocios cerrados, durante cinco minutos las personas que encuentras mendigando aumentan como la espuma, juraría que pasan los seis.

El Mercado de Vallehermoso, hervidero del vecindario, acoge comúnmente a familias que siguen haciendo la compra en mercados como éste, pero la situación que te presentan al acercarte no es la que debería. Margot tiene 49 años, vive en el barrio desde que se casó con Luis a los 23 años y había trabajado como dependienta en una pequeña tienda hasta hace dos años, cuando su jefe se vio obligado a desprenderse de personal, poco antes del inevitable cierre de la tienda. Desde entonces no ha tenido trabajo, a excepción de algunas casas que se ha ofrecido a limpiar a cambio de un pequeño sueldo que, según me cuenta, es una ayuda ridícula en éstos momentos, pero algo es algo.

Mucho peor es el caso de Juan Antonio, en su casa ni él ni su mujer trabajan, con dos hijos apunto de terminar el instituto me veo desesperado para seguir pagando hipóteca y deudas. A mi edad sino has avanzado ya, te las ves muy mal para avanzar.

Cuando hablé con Manuel, el mendigo de Cea Bermúdez hará ya ocho meses, me decía que esperaba desaparecer un día de esa calle, que alguién se acercará le ofreciera trabajo y poder salir de esa situación. No pasó mucho tiempo hasta que dejé de verlo por ahí, quiero pensar que sus sueños se hicieron realidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s