ENTREVISTA: Arturo Pérez, ex-combatiente americano en la 2ª Guerra Mundial


 Por Juan Carlos González Pérez

Ser veterano de una guerra mundial puede ser para unos un privilegio y para otros una deshonra del pasado. Una guerra sin sentido, como la mayoría de ellas, que puede marcar tu vida por decisión propia o por simple obligación como al protagonista de nuestra entrevista, Arturo Pérez, un veterano americano de la Segunda Guerra Mundial, que actualmente vive con su familia en México. Decisiones que ocasionan numerosas víctimas inocentes. Sobrevivir a una guerra teniendo en cuenta su dureza, podría tomarse como un milagro. Acercarse al relato de un veterano de guerra norteamericano es acercarse a un relato sincero y emotivo de un episodio que marco la historia del mundo entero.

Fuente: Archivo familiar

En Mayo del año 1944 cumplí 18 años de edad. En ése momento los Estados Unidos de Norteamérica estaban en guerra contra Alemania, Japón e Italia, y yo siendo ciudadano norteamericano, nacido en Texas, tuve que alistarme en el ejército norteamericano por ley. Después de un entrenamiento corto en la infantería, me mandaron a las Islas Filipinas. Primeramente embarcamos en un buque en San Francisco, California, con destino a la isla de Guadalcanal. De Guadalcanal nos unimos a un convoy de barcos y nos dirigimos a las Islas Filipinas, desembarcando en Manila en Abril del año 1945. Los japoneses habían conquistado las Islas Filipinas al inicio de la guerra, en 1942. El General MacArthur, comandante en jefe de las tropas americanas en el Pacifico, abandono las islas Filipinas diciendo -“I shall return”- o en español –regresare-. Las tropas americanas estaban en el proceso de la reconquista de las Filipinas cuando yo desembarque en Manila. Participe en la derrota del ejército Japonés en las Islas Filipinas, como miembro de la infantería del ejército norteamericano.

¿Qué hecho o suceso le marcó más?

El suceso que marcó más mi estancia en el ejército Norte Americano fue cuando nos reunieron, estando yo en ese entonces en las Islas Filipinas, para anunciar el uso de una nueva bomba que fue lanzada en Hiroshima, Japón, y la inminente terminación de la guerra. Ésta fue la bomba atómica que se uso por segunda ocasión en Nagasaki y causo la derrota y rendición de los japoneses.

¿En ningún momento temió por su vida? ¿Pasó miedo?

A los 18 años uno no piensa que algo le pueda pasar. Nunca dude que sobreviviría. Miedo, pues algo sentí, pero no influyo en mis actividades.

¿Qué intereses cree que persiguen los líderes mundiales para decidir atacar otros territorios?

El poder, para algunas personas, es lo que les hace actuar; como lo hizo Adolfo Hitler en la Segunda Guerra Mundial, creando una sensación entre los alemanes de superioridad, que se creían una raza única. En el caso de Hitler, estaba aparte trastornado. Odiaba a los judíos e hizo un intento de eliminarlos provocando el llamado Holocausto. Armó un ejercito muy poderoso que conquisto casi toda Europa, antes de ser derrotado.

¿Es difícil formar parte de un contingente destinado a una misión en el extranjero? ¿Cómo se eligen a los soldados?

En mi caso fue obligatorio el registrarse para el servicio militar al cumplir 18 años. Mi país, los Estados Unidos de Norte América, estaba en ese entonces en la Segunda Guerra Mundial. Todo el país estaba dedicado de una manera u otra a formar una potencia militar para derrotar a nuestros enemigos. Los que no estaban como militares, formaban parte de la industria que manufacturaba armas y municiones para el ejército. No es difícil formar parte de un contingente que supuestamente esta defendiendo tu patria. La mayoría pensábamos que era nuestro deber servir a la patria. Nosotros estábamos seguros que nuestra causa era justa y que el enemigo era el malo. Hay cierto lavado de cerebro en esto.

¿Piensa que puede haber una Tercera Gran Guerra Mundial que marque la historia del nuevo siglo?

Sí pienso que puede suceder una tercera guerra mundial. En estos momentos el mundo está intranquilo con la guerra de Irak, la inestabilidad del Medio Oriente y la presencia de los terroristas Musulmanes. Todo esto puede agrandarse y causar una tercera guerra mundial. Con las armas modernas, pueden provocarse muchas pérdidas humanas. Lo mejor es evitar que los conflictos lleguen a mayores.

¿Cómo era la vida de un soldado en territorio de batalla? ¿Se extraña a su familia?

En tiempo de guerra la vida en territorio extranjero es realmente muy difícil. En mi caso estábamos liberando a los filipinos de la invasión japonesa, así que fuimos recibidos por ellos con los brazos abiertos. En el frente de batalla, dormíamos en pozos que excavábamos: dos soldados en cada pozo, se tomaban turnos para dormir, habiendo por lo menos uno despierto en todo momento. Si llovía, y a veces llovía bastante, se inundaba el pozo y realmente la pasábamos mal. En estas situaciones siempre se piensa en la familia, se extraña mucho y siempre esta uno en espera de noticias de casa. Recibíamos cartas constantemente.

Y la comunicación con los habitantes. ¿Era cordial? ¿Los diferentes idiomas no impedían entenderos?

No tuvimos mucho contacto con los habitantes locales, pero lo poco que los tratamos la comunicación no era difícil, ellos hablan un poco de Español e Ingles así que nos hacíamos entender fácilmente. Aprendimos unas palabras en su idioma, el Tagalo. También me sorprendió que les gustase la música ranchera mexicana, me pedían que les cantara “Allá en el Rancho Grande”

¿Cuánto tiempo estuvo usted en territorio de batalla?

Estuve muy poco tiempo en territorio de batalla, llegue en Abril 1945 y la guerra termino en Agosto 1945. Fueron unos meses nada más.

Fuente: Internet

Sí te cambia la vida, sobre todo a la edad en que estuve. Tenía yo 18 años y antes de que cumpliera los 20 había terminado la guerra. En ese corto tiempo cambio mi vida totalmente. Mi modo de pensar, de ser, de actuar cambio. Nací y fui criado en un pueblo texano de 3,000 habitantes aproximadamente. Mi último año de “highschool” lo curse en San Antonio, Texas; allí me aliste en el ejército norteamericano a los 18 años. Claro que hubo un cambio drástico en mi vida en aquel momento. Pasar de pueblerino a pertenecer al ejército más poderoso del mundo, que estaba entonces en la segunda guerra mundial, fue lo más impactante que me ha sucedido. El cambio vino al terminar la guerra, cuando seguí mis estudios en la universidad, graduándome de ingeniero y trabajando en varios países latinoamericanos.

¿Cree que los conflictos se podrían arreglar de otra manera que no fuera recurriendo a la violencia?

Sería ideal que los conflictos se resolvieran sin llegar a la violencia, pero ese es un sueño. Siempre en la historia y en la actualidad se ha recurrido a la violencia.

¿Ser veterano de guerra estadounidense tiene algún mérito o reconocimiento aun viviendo fuera de EE.UU?

Ser veterano de guerra de los Estados Unidos es reconocido dentro y fuera del país. Beneficios como servicios médicos, hospitalización etc. existen solamente dentro del país.

¿Cree que las guerras son necesarias?

No, las guerras no son necesarias, pero son inevitables. Vuelvo otra vez a la historia, donde siempre ha habido conflictos y el presente, que sigue igual.

¿Cómo te integraste en la vida civil, teniendo en cuenta que en el ejército hay miembros de todas las clases sociales?

No fue difícil reintegrarme en la vida civil después del ejército. Casi todos mis compañeros de universidad pasamos por lo mismo. El problema fue el límite de plazas en las universidades, con tantos ex-militares que decidieron seguir estudiando.

¿Conviviste con otros ejércitos?

No me toco convivir con otros ejércitos, la guerra contra Japón fue casi totalmente llevada por los Estados Unidos. Por el contrario, la guerra en Europa si fue integrada por fuerzas aliadas de varios países

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s